lunes, 25 de agosto de 2008

"Ojalá que no pueda tocarte ni en canciones", decía S. Rodriguez mientras trataba de organizar unas líneas en el ordenador. Ojalá, pensaba no tendría la necesidad de escribir estas líneas. De escupir palabras sobre lo que sucede a millones de kilómetros de aquí, y sin embargo está a nuestro lado. Tal vez mañana pase un tanque frente de mi casa, una bomba me dejara desprovista de todo: y sobre todo de esperanza. Mientras me desangro, en una mesa estén debatiendo "mis papeles". Y por activa y pasiva tener que entenderlos y a su actuales situaciones geopolíticas. Ojalá Georgia no quede en la memoria, ojalá los discursos vetustos no fueran pronunciados. Ojalá la misera de pensamiento sobre la humanidad no quede debajo del manto de necesidad económica. Mi casa se ha incendiado con una antorcha, Georgia no está tan lejos.

3 comentarios:

La Habitacion invisible dijo...

Ojalá ...
pero sabes que alivia decirlas...alivia compartir la bronca
y si,suena contradictorio pero es asi,y mujer...la esperanza es un pan
que los hijos d p ...que nos niegan la verdad no nos van a quitar...
saludos
Esteban

Giovanni-Collazos dijo...

Buen comienzo...

Me gusta este rincón.. veo que aquí podemos expresar nuestras ideas...
Ojalá. Como me encanta esa canción... a tu viejo gobierno de difuntos y flores...

Un beso.

Gio.

Manuel Alcazar dijo...

Un saludo de un escritor para una escritora, un beso de un amigo a una amiga. Felicidades por tu rincón literario, animos para continuar creando.
Manuel Alcazar